• Roxana Portocala

¿Qué terapias ayudan a niños con Autismo?

Actualizado: 31 oct 2020


En los niños con Autismo debemos primero considerar las dos características principales:

  • Dificultad para la interacción social y la comunicación

  • Comportamientos, intereses y actividades repetitivas

1 de cada 68 niños padecen de TEA, es cuatro veces más frecuente en niños que en niñas. Aún no se sabe cuál es la causa del TEA, aunque las investigaciones han avanzado en los últimos años y hay varias hipótesis, donde se piensa que puede deberse a causas genéticas en algún porcentaje de niños, en otros la causa es neurobiológica o infecciosa/ambiental. Asimismo, hay que tener en cuenta que el Trastorno del espectro autista engloba un “amplio” espectro, dado que los síntomas son diferentes en cada niño y la intensidad de los mismos también. Estos pueden ser leves, moderados o graves y pueden cambiar conforme el niño crezca y dependiendo de los apoyos terapéuticos con los que cuente en su desarrollo. 

Es por ello que el rol de las terapias es fundamental, cuando se interviene a edad más temprana podemos ver mejores resultados y mayores avances en el desarrollo del niño. 

Los tratamientos para los niños con TEA se pueden agrupar en diferentes categorías y estos se podrán ajustar según la necesidad del niño y su familia. 


Programas Psicoeducativos: Estos programas trabajan sobre la interacción social, el juego, la atención y el lenguaje. El trabajo es intensivo (hasta 25 horas semanales)  y lo llevan a cabo terapeutas especialmente capacitadas para trabajar con los padres y los niños. La duración puede ser desde 12 semanas hasta 3 años. Se llevan a cabo en el espacio terapéutico, como también va acompañado de un reforzamiento en la casa. Uno de los programas que más recomendamos por los resultados que se obtienen y que se encuentran demostrados es el Modelo Denver de Inicio Temprano (Early Start Denver Model) que se enfoca principalmente en el trabajo con niños y se aborda desde un inicio temprano (1 a 5 años) desde el momento en el que hay sospecha de TEA. 

Terapia de conducta: Esta terapia aborda principalmente la conducta del niño y se trata de modificar la misma cuando esta es disruptiva o poco funcional. Se trabaja en conjunto con los padres, brindándoles  pautas y sugerencias para aplicar en la casa. También se trabaja sobre las destrezas sociales, la atención, seguimiento de órdenes, la interacción con los padres y conductas desafiantes. Este tipo de terapia ayuda con el desarrollo general del niño. 


Terapia de lenguaje: Algunos niños con TEA tienen gran dificultad en su lenguaje, ya sea a nivel expresivo, con su lenguaje espontáneo o poco vocabulario. El objetivo de la terapia y el alcance de la misma varía ampliamente de un niño a otro dependiendo de sus dificultades, recursos y estimulación. 


Terapia ocupacional: La Terapia Ocupacional brinda los apoyos necesarios para que las personas tengan un buen desempeño ocupacional, es decir, para que logren autonomía e  independencia. En el trabajo con un niño con autismo las metas pueden ser enseñar al niño a vestirse, comer y usar el baño solo, como así también mejorar sus habilidades sociales, perceptuales y destrezas motoras finas. 


Terapia de integración sensorial: Algunos niños con TEA presentan déficits de procesamiento sensorial, que causan como consecuencia dificultades en la conducta y en su vida cotidiana. Algunos niños pueden ser hipersensibles a los estímulos externos o hipersensibles a estos mismos. Por ejemplo, pueden mostrar una conducta exagerada a determinados sonidos y tener preferencia a luces brillantes. También puede observarse que algunos niños realizan actividades auto estimulantes como mecerse hacia adelante y atras, llevar objetos no comestibles a la boca o tienen preferencia por alimentos de determinados colores, haciendo que su ingesta de alimentos sea muy restringida. Esta terapia ayuda a los niños con problemas  de procesamiento sensorial a sobrellevar las dificultades que tienen para procesar los estímulos sensoriales. 


Preguntas frecuentes que se pueden realizar los padres:

¿Cuál es la mejor terapia para mi hijo/a?

  • ¿Cree usted que le ayudaría una intervención intensiva temprana?

  • ¿Qué otros tipos de programas podrían ser útiles?

  • ¿Es necesario que lleve más de una terapia? ¿Qué beneficios puedo ver en las mismas? ¿En cuánto tiempo veré resultados?

  • ¿Cuál es la terapia que más necesita en este momento mi niño/a?

¿Cuáles son los costos?

  • ¿Cuánto nos costará que lleve estas terapias? 

  • ¿Podremos pagar las terapias que necesita mi hijo/a?

  • ¿Durante cuánto tiempo tendré que pagar terapias?

¿Qué cambios tendremos que hacer en nuestros horarios de trabajo y en la vida cotidiana?

  • ¿Cuánto tiempo de tratamiento requiere cada opción?

  • ¿Qué más podemos hacer para ayudar a nuestro hijo/a?

Todas estas preguntas son frecuentes y necesarias de despejar antes de iniciar una terapia, ya que un buen diagnóstico y cronograma es de fundamental importancia para potenciar al máximo el desarrollo del niño.




446 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo